El Comité de Biocidas de la Agencia Europea para Sustancias Químicas (ECHA) emitió el pasado junio nuevos dictámenes dentro del programa de evaluación de sustancias activas biocidas en la UE.

[Img #4410]Estos dictámenes se realizan sobre los expedientes de solicitud de autorización de sustancias presentados por los distintos Estados Miembros y sirven de base para la decisión final de la Comisión Europea (CE).

Uno de los dictámenes que se emitió en junio tiene que ver con el Triclosán, un ingrediente activo bactericida que se usa en formulaciones de jabón líquido para la desinfección de las manos, que puede tener también actividad virucida y fungicida.

 

Riesgo de contaminación del agua
El dictámen de la CE sobre la combinación Triclosán/TP1 fue negativo. Como motivos, la Comisión señaló que este bactericida cumple con dos de los tres criterios para clasificarlo como Persistente, Bioacumulativo y Tóxico, por lo que se considera candidato a la sustitución. Además, se identifica como un riesgo para las aguas superficiales y con efectos no específicos en compartimentos relevantes para la cadena alimentaria (envenenamiento secundario).
Según señala la Comisión, la única medida de mitigación del riesgo posible sería reducir la concentración de Triclosán en el jabón, o recoger y eliminar el agua residual como residuo peligroso después de su uso. Pero al reducir la concentración no pudo demostrarse la eficiencia suficiente de la sustancia, y por otro lado, la recogida y eliminación del agua utilizada en hospitales no es una práctica habitual. Por tanto, no hay medidas realistas de mitigación del riesgo.
Por último, la Comisión señala que el Triclosán es tóxico para la vida acuática (categoria aguda) y cumple con los criterios de sustitución. Por todo ello, se concluye que el Triclosán para uso en productos TP1 no puede ser aprobado y no puede ser incluido en la lista de sustancias activas aprobadas de la UE.

Fte. Empresa&Limpieza